Imprimir

La Parca se los lleva por un rato

Por Sonia Cienfuegos B.

Sí, a estas grandes personas y artistas, La Parca oficialmente los hace desaparecer en el Registro de los Muertos. Me refiero al dramaturgo, director de teatro, profesor y persona de vida intensa/marginal como siempre se supo y sintió — aunque fue conocido y reconocido por el ambiente teatral y literario de Chile y allende éste -- Juan Radrigán.

Quién — mejor que él — supo y pudo dar voz y rostro a los miles de marginados(as) de nuestro territorio, haciéndolo extensivo a millones de ellos en este Mundo — despojado de su condición de Paraíso terrenal del que pueden gozar a plenitud — (quizás nunca escalen hasta lo esencial) los avaros, codiciosos, perversos como son la Minoría del Planeta. 

Recuerdo haber estado en plena Dictadura en salas de teatro a las que llegábamos algo asustados, para reconocernos simbólicamente en los personajes de sus primeras obras, puesto que éramos marginales y marginados; pobres y desamparados.

La pareja que baila en una de sus obras con la canción del folklore: "qué pena siente el alma (cuando la suerte impía...)" cantada genialmente por Violeta Parra, nos hacía llorar. Con mi hermana Mónica alguna vez lo comentamos y nos volvimos a emocionar.

Sus historias dramatizadas eran oscuras, duras, reiteradas, tiernas y a ratos divertidas o muy divertidas.  Escribo y hablo por mí y por mi hermano Miguel —  quien vive en Suiza desde 1974. Él dirigió una de sus obras — que a poco andar abortó. 

Ellos fueron compañeros del teatro y de la vida junto a Hugo Medina, aunque algo lejanos aparentemente en los últimos años.

A Juan Radrigán — Premio Nacional — y a Darío Fo — Premio Nobel — se les presta un rato a la Parca para efectos notariales y ritos funerarios. 

Ellos nos sobrevivirán y sobrevolarán para siempre o hasta el Día del Juicio Final, como estaba escrito en la Biblia de su madre (final que a veces aparece tan cercano), porque sus obras, sus vidas humanas fueron coherentes con las del oficio/trabajo/arte: irreverentes, cultores de radiografiar la miseria e hipocresía de los tiranos y poderosos (incluyendo a la Iglesia Católica en Fo), orfandad de los inopes y también de su ternura, desafiantes de lo Establecido, artistas que lo dieron todo por el oficio que los hermanó — pese a la  enorme equidistancia geográfica que los separaba.

Su hija Flavia, hace mucho que sigue sus pasos con voz propia como tanto joven dramaturgo(a) que lo aplaudió y gritó a rabiar en el Teatro Nacional de calle Morandé, reconociendo en él su compromiso personal en alejar de sí la transaca con el establishment y su trayectoria obcecada y prolífica, dando cuenta en sus obras lo política y socialmente incorrecto.

Tanto el maestro Juan Radrigán como el incomparable Darío Fo — cada uno en su estilo y marco histórico — para mí y para mucho(as) que preciamos/amamos sus oficios y sus vidas, nunca dejarán de vivir entre los que somos, estamos o creemos estarlo, observándolo todo e intentando corregir nuestra crónica estupidez humana a escala mínima y planetaria..

Santiago de la Nueva Extremadura — segunda mitad del mes de octubre de 2016

Bitácoras

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quiénes somos?

Cómo publicar en Letras de Chile

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

AQUÍ.

 

Memoria de Letras de Chile

 
 
 
 
 
 
 

 

Quién está en línea

Tenemos 40 visitantes y ningun miembro en Línea

Páginas amigas