Imprimir

Microcuentos de amor y desamor

Selección de Juan Yanes

Y en esa luz estás tú;/pero no sé dónde estás,/no sé dónde está la luz.

Juan Ramón Jiménez

Mas polvo enamorado

Lilian Elphick

Soñé contigo, Pelá.

Soñé que te hacía polvo y que tú me lo agradecías.

 

Tango

Mario Goloboff

Aquel hombre bebió para olvidar a la mujer que amaba, y la mujer amó para olvidar al hombre que bebía.

 

Intensidad del tráfico

Estalinda Lamar

La vida es tan corta que sólo nos dio tiempo de hacer el amor en el asiento de atrás.

 

Pasiones

Pía Barros

Aunque enraizara los huesos en la tierra, toda mi carne se arrancaría en tu búsqueda.

 

Calendario amoroso

Antonino Ney

Lunes, miércoles y viernes, te odio. Martes, jueves y sábados, te amo. El domingo, coexistimos.

 

Crédito

María Tena

Se juraron amor eterno como quien firma una hipoteca. Pagados los plazos, el piso lo ocupó la vecina de enfrente.

 

Mundos

Niobe Ruiz de Anglada

Si el primer mundo amara realmente al tercer mundo, se fundiría con él en un solo mundo. Pero como realmente lo desprecia, el tercer mundo le paga con la misma moneda.

 

Propiocepción amorosa

Guiomar Carrillo

Ocurría con frecuencia que al acariciarte yo también me diluía.

 

El deseo

Jeremías López

Hacer el amor es bueno porque mitiga el deseo de hacer el amor es bueno porque mitiga el deseo de hacer el amor es bueno porque mitiga el deseo de hacer el amor es bueno.

 

Sin título

Rafael Pérez Estrada

Los amantes sigilosos se ovillan y hacen sedas.

 

Flechazo

Luis Felipe Hernández

Desde que reveló la película de una cámara abandonada, vaga por el mundo en pos de la mujer más hermosa que jamás ha visto.

 

 Sin título

Rafael Pérez Estrada

Nunca verás un amanecer tan hermoso como ella.

 

Cláusula V

Juan José Arreola

Toda belleza es formal.

 

Solipsismo amoroso

Estalinda Lamar

Creo que soy capaz de amar a alguien, por ejemplo, a mí misma, si es que me encuentro.

 

Las mujeres

Adolfo Bioy Casares

La denominación «las mujeres » no incluye a las mujeres feas.

 

Fámulo

Estalinda Lamar

No amaba, solo tenía pene.

 

Sin título

Carmen Leñero

La empatía entre los cuerpos lleva a una inercia de la imitación: cuando salíamos apresurados del hotel, a media tarde, traías uno de mis aretes puesto.

 

Los amantes

Eduardo Galeano

Ellos son dos por error que la noche corrige.

 

Pequeño diálogo

Lilian Elphick

Muerte: Ven conmigo

Vida: Ni muerta.

 

Triángulo amoroso

Carlos Héctor

La ballena macho estaba desolada porque su mujer se había enamorado de un submarino.

 

Ciberamor

Antonino Ney

Estaría dispuesto a amar a toda la humanidad si mi ordenador tuviera un millón de Megabites por segundo.

 

El principio fue mejor

Isidoro Blaisten

En el principio fue el sustantivo. No había verbos. Nadie decía: "Voy a la casa". Decía simplemente: "casa" y la casa venía a él. Nadie decía: "te amo". Decía simplemente: "amor" .y uno simplemente amaba. En el principio fue mejor.

 

Azúcar

Anónimo

Hoy, en la ciudad, todos, absolutamente todos, se levantaron con granos de azúcar en los labios. Pero sólo se dieron cuenta los que al despertarse, se besaron.

 

La noche 2

Eduardo Galeano

Me desprendo del brazo, salgo a la calle. En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna. La luna tiene dos noches de edad. Yo, una.

 

Retrato de una dama

Adolfo Bioy Casares

De puro lánguida, no puede amar, salvo en la acepción técnica: así, vorazmente.

 

Estímulo-respuesta

Jeremías López

En algún momento debió complicarse el sutil amasijo de cosas que llevamos dentro de la cabeza, y el amor dejó de responder al simple mecanismo de estímulo-respuesta.

 

Salida

Ildiko Nassr

La mujer en mí se viste de loba y sale al mundo a mendigar un cazador.

 

Obsesión

Alba Omil

Soñé que me besaban: era sólo el latido de tu nombre que esa noche se durmió en mis labios.

 

Verano del ‘80

Lilian Elphick

A Leo

Tengo un gato en mis rodillas durmiendo; siento que llegas, abres la puerta y también hago que duermo.

 

Sin título

Rafael Pérez Estrada

Le gustaba llorar sobre su hombro, por ver cómo la lágrima bajaba acariciando el cuerpo, moldeando las formas. El se sabía incapaz de amar de otra manera.

 

La flor del beso

Guiomar Carrillo

La casa sola; a escondidas hacen el amor. Cortan una flor de hibisco roja y la ponen en un vaso con agua, en la mesilla, para que los mire.

 

Sin título

Guillermo Samperio

El amor enciende el corazón y apaga la luz.

 

Excrecencias

Pía Barros

Quítame la piel, desuéllame, deja que tu recuerdo escueza hasta el rasquido, haz de mi tu llaga que sucumbe y se devasta, pero no me dejes, amor, no me dejes.

 

Blanco perfecto

Lilian Elphick

No le fue bien a Cupido con Guillermo Tell, aunque dos días más tarde, sus flechas quedaron olvidadas debajo de una cama de sábanas perfumadas.

 

Sin título

Pedro Casariego Córdoba

El amor no debe tocar nunca el suelo para que no se lo lleven las hormigas.

 

La búsqueda

Edmundo Valadés

Esas sirenas enloquecidas que aúllan recorriendo la ciudad en busca de Ulises.

 

Dios

Adso de Melk

Dios ama infinitamente, pero de una forma un poco rara. Es que Dios es raro.

 

Demanda

Isidoro Blaisten

JESSICA: —Entonces, ¿has dejado de quererme? / INTELECTUAL: —No necesariamente.

 

La pareja perfecta

René Avilés Fabila

Rubén Bonifaz Nuño y yo formamos la pareja perfecta: siempre vamos juntos con hermosas damas y lo que el uno no puede el otro lo intenta.

 

Cláusula II

Juan José Arreola

Cada vez que el hombre y la mujer tratan de reconstruir el Arquetipo, componen un ser monstruoso: la pareja.

 

Anciano sensible

Javier Villafañé

Sufría tremendamente cuando los amantes de su mujer le eran infieles y le engañaban con otra mujer.

 

Fidelidad

Fabián Vique

Soy fiel. Soy fiel a mi deseo, a mis impulsos, a mi instinto, a mi apasionamiento, a mi tendencia a enamorarme de cada mujer que conozco. No soy fiel.

 

La ley de los contrarios I

Marcela Vera

El hombre es el único animal que comete el mismo error más de dos veces. Por eso estoy segura que volverás pronto.

 

Celogismo

Juan Romagnoli

Todos los hombres son mortales

Mi cuñada... es tremenda mujer.

Mi hermano es mortal.

 

Confesión

Pere Calders

Mi novia me dijo que un pecho sí, pero que el otro no, porque lo tenía apalabrado. Colérico y egoísta, perdí el único que quedaba disponible.

 

Se te ha olvidado

Coral Igualador

Se te ha olvidado: la máquina de afeitar, las pastillas del mareo, el pijama de rayas y, otra vez más, olvidaste decirme que me quieres.

 

“69”

Ana María Shua

Despiértese, que es tarde, me grita desde la puerta un hombre extraño. Despiértese usted, que buena falta le hace, le contesto yo. Pero el muy obstinado me sigue soñando.

 

 Greguería

Ramón Gómez de la Serna

Cuando la mujer pide ensalada de frutas para dos, perfecciona el pecado original.

 

Crisis

Luisa Valenzuela

Pobre. Su situación económica era pésima. Estaba con una mano atrás y la otra delante. Pero no la pasó del todo mal: supo moverlas.

 

¿Qué le dijo la pájara a su pájaro muerto?

Lilian Elphick

Y la vida se te pasó volando.

 

***

En: Máquina de coser palabras

Foto: Robert Doisneau

Redes Sociales

 

Equipo editorial

Diego Muñoz V.
Alejandra Basualto
Lilian Elphick
Miguel de Loyola
Gonzalo Robles

Colaboradores:

Edmundo Moure
Juan Mihovilovich
Ramiro Rivas R.
Gabriel Canihuante
Sonia Cienfuegos

Estadísticas

Visitas
570
Artículos
2564
Enlaces Web
9
Vista de impactos Artículos
5555056

web counter

 

Bitácoras

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quiénes somos?

Cómo publicar en Letras de Chile

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

AQUÍ.

 

Memoria de Letras de Chile

 
 
 
 
 
 
 

 

Quién está en línea

Tenemos 127 visitantes y ningun miembro en Línea

Páginas amigas