Imprimir

“Busco que el niño entienda que el poema no es un enemigo, ni algo raro ni difícil de entender”

Alejandra Basualto, poeta y narradora:

“Busco que el niño entienda que el poema no es un enemigo, ni algo raro ni difícil de entender”

Por Óscar Saavedra Villarroel

Poeta de prolífica trayectoria, Alejandra Basualto se ha dedicado también a fomentar la creación a través de talleres literarios. Actualmente dirige uno con estudiantes del Liceo Arturo Alessandri y experiencias como esa le han dado ideas de cómo acercar a los niños y jóvenes a la poesía, a la que define como “una fuente maravillosa de imaginación, de encuentro y descubrimiento de nuestras propias verdades”. Enseñar poesía, dice Basualto, es enseñar música y ritmo, pero también “enseñar a conocer el mundo, a nombrarlo, y a través de ello, a conocerse a sí mismo, mediante la expresión de emociones y vivencias”.

Alejandra Basualto vivió en el Valle de Elqui hasta los 12 años. Y en 1954, fue una de las escolares de trencitas y uniforme azul con cuello marinero, que recibió a Gabriela Mistral para saludarla y vitorearla cuando visitó su tierra natal. “En el colegio la leíamos mucho y aprendíamos sus poemas de memoria”, nos cuenta y nos comparte un breve poema que rescata ese momento.

 

1954

Es la hora de los espejos

en apretadas trenzas

y el cotidiano traje de cuello marinero.

Cielo bruma

cielo sol

y en el aire un aroma de campanas.

Calle abajo

pies menudos

 y arreboles en la punta de las torres.

 

 Viene Gabriela.

 

Basualto asegura que la poesía siempre ha estado con ella. “Fui una niña tímida y retraída que encontraba compañía y deleite en los libros de cualquier tipo, desde historietas hasta novelones de amor. No había censura en lo que yo leía”.

“Estuve en dos internados porque mis padres vivían en el campo. Y yo fui una mujer independiente desde los 18 años, edad en que comencé a trabajar para mantenernos. De ahí en adelante, fui adulta y autosuficiente”.

“Y en realidad creo que lo primero que escribí fueron narraciones, pero en la adolescencia empecé a escribir muchos poemas de amor, y de ahí ya no paré hasta que las circunstancias de vida en los años 70 me silenciaron. Luego, en 1978 retomé la poesía amparada por la sabia guía del poeta Miguel Arteche, en su taller 9”.

-A propósito de esas vivencias en el Valle del Elqui, usted tiene un poema de un niño muerto que es una escena real que le tocó ver.

-Mi poema titulado “El angelito” está inspirado en las vivencias campesinas. Presencié el velorio de un niño del fundo donde yo vivía y se me quedó muy grabado. Muchos años después, reapareció en forma de poema, en parte por una obsesión que tengo con las figuras emplumadas, o ángeles, o Ícaros, no sé bien, y por la lectura del gran poema de Alfonso Alcalde “Las 7 virtudes de la poesía”, donde, no sé cómo, entre los Bienaventurados, se me apareció este angelito. Esos son los misterios de la poesía.

-¿Había libros en su casa? ¿Cuáles fueron sus primeras lecturas?

-Mi madre tenía novelas, también se compraban muchas revistas en mi casa, a modo de matar el tedio de vivir en el campo, alejada de las ciudades. A mí me regalaban muchos libros. Mis mayores sabían cuánto me gustaba leer y en aquella época (años 50) no había televisión y los niños solían leer para entretenerse. Leí gran parte de la colección Robin Hood, que comprendía obras de Charles Dickens, las hermanas Bronté. También leí “Corazón” de Edmundo de Amicis, el Diario de Anna Frank, Las vidas ejemplares de los santos, en fin. Toda la serie de “Mujercitas” de Louise M. Alcott. Emilio Salgari, etc. Y después muchos libros de Pearl Buck. Ya en la adolescencia, además de mucha poesía, leí a Francoise Sagan, Kafka, Camus, Hesse, etc.

-¿La educación formal fue un apoyo en cuanto a su interés literario? Puede ahondar en este tema.

-En vista de que comencé a trabajar al salir de la educación secundaria, no pude adquirir educación universitaria hasta los 35 años, ya casada y con 2 hijos. Entonces estudié Literatura en la Universidad de Chile.

-¿Cree que sería un aporte insertar la Educación Poética o enseñanza de la poesía, en la educación en Chile?

-Por supuesto, pues la carrera de Literatura da una formación más bien teórica y general en cuanto a lo que es necesario leer en la vida. Más bien forma académicos y críticos, pero es muy necesario introducir la Escritura Creativa en todos los géneros, como parte de los estudios universitarios.

-¿Por qué cree que es importante enseñar poesía a otros y especialmente a los niños?

-La poesía es una fuente maravillosa de imaginación, de encuentro y descubrimiento de nuestras propias verdades. Para los niños es un instrumento lúdico fundamental y es una gran compañía y muchas veces, un consuelo.

-¿Cómo ha sido su experiencia en la enseñanza de la poesía?

-Enseño poesía desde hace 30 años. Comencé con talleres principalmente con asistencia de mujeres, pero luego se integraron también varones. Durante todos estos años, hemos publicado antologías con los trabajos de los alumnos y también algunos libros personales. Se han destacado varios de estos alumnos, han ganado premios en Chile y el extranjero. De hecho, 2 de mis alumnos acaban de ser finalistas entre más de 100 participantes en el Concurso de los “1000 tambores” en Valparaíso.

-¿Cómo enseña poesía, en la práctica?

-Primero leemos un poema y pregunto al niño sus impresiones. Generalmente, volvemos a leer el poema verso por verso, tratando de decodificarlo. Luego, leemos el poema otra vez, enfatizando los ritmos o cualquier característica de estilo que el poema contenga. Luego revisamos las figuras, etc., e intento que el niño me explique en sus propias palabras qué destaca del poema. Luego hacemos ejercicios jugando con las palabras y sus significados.

-¿Y usa poemas recurrentes en sus cursos? ¿Cuáles “no fallan” a la hora de captar la atención de los niños?

-Generalmente comienzo pidiéndoles letras de canciones que ellos sepan. Eso capta su interés y comienzan a recitar algunas líneas. De ahí parto, mostrando las imágenes o metáforas que allí pueden haber. No importa la canción.

 

“La poesía es una fuente maravillosa de imaginación, de encuentro y descubrimiento de nuestras propias verdades”.

 -De acuerdo a su experiencia, ¿hay poemas o poetas más cercanos a los niños de hoy? Podría nombrar algunos:

-En general poemas de jóvenes poetas con los que ellos se puedan identificar. Ahí acudo a la gran antología de Balmaceda 1215 “10 años de poesía”. También muestro poesía de autores contemporáneos: Gonzalo Millán, Armando Rubio, Rodrigo Lira, etc. Pero en cada clase yo entrego material a los alumnos, para que vayan conociendo más poetas chilenos o latinoamericanos contemporáneos.

-¿Qué textos recomendaría?

-Hay un texto escrito por Miguel Arteche, hermosamente ilustrado, que se llama “Llaves para la poesía”, publicado por Editorial Andrés Bello, hace algunos años, que yo siempre utilizo porque explica la poesía de manera muy lúdica.

-¿Qué le interesa o busca transmitir?

-Busco que el niño entienda que el poema no es un enemigo, ni algo raro ni difícil de entender, -que es la idea generalizada, tanto en adultos como en niños, según he podido darme cuenta- y que la poesía se puede disfrutar inmensamente.

-Según usted, ¿Qué se enseña cuando se enseña poesía?

-Se enseña música, ritmo, pero también se enseña a conocer el mundo, a nombrarlo, y a través de ello, a conocerse a sí mismo, mediante la expresión de emociones y vivencias.

-Sobre “nombrar” el mundo y la importancia que tiene cada palabra en la poesía, la importancia que tiene el ser preciso y conciso. Uno de los grandes problemas asociados a la lectura es el pobre vocabulario que tienen los niños. En parte se culpa al exceso de televisión y de celular. ¿Qué piensa: nota la falta de vocabulario?

-Sí, el vocabulario en general es muy pobre. Por eso los hago leer en voz alta y nos detenemos ante cada palabra que desconozcan. Explico el significado y seguimos adelante. La lectura en voz alta también les ayuda a darse cuenta de los ritmos de las palabras.

-Después de tantos años de enseñar poesía, ¿Cree que existe una metodología para enseñarla?

-Yo enseño poesía de modo personalizado, es decir, primero tengo que conocer al niño para encontrar el mejor método para abordar el estudio de la poesía.

-Según su opinión, ¿está la poesía presente en el sistema escolar chileno?

-Por lo que he podido ver, la poesía está muy ausente, y cuando está presente, se utiliza poesía de otros siglos, con la finalidad de diseccionarla y examinarla como un objeto de estudio bajo microscopio, con ninguna otra finalidad que esta. En ningún caso se acerca la poesía al alumno para que se identifique con ella y la disfrute.

 

“Me doy cuenta de que esta no es época de utopías, como la que viví en mi juventud”

-¿Cómo podríamos hacer que esté más presente?

-Creo que hay que partir por formar a los profesores de Lenguaje en la lectura y comprensión de la poesía contemporánea y por supuesto incluirla en los planes de estudio habituales. Los niños deberían leer poesía contemporánea, ojalá escrita originalmente en español, especialmente poesía chilena, para que se produzca una identificación con nuestra literatura. Además, invitar a poetas hombres y mujeres a leer y dialogar con los estudiantes, como parte de los planes de estudio habituales. Así los estudiantes aprenderán que los escritores son personas como ellos y que la poesía es parte de nuestra cultura.

-Me gustaría oír su opinión sobre el Chile de hoy, Bachelet, la corrupción, y cómo la literatura chilena está -o no- reflejando eso.

-El Chile de hoy me parece que es el resultado de las políticas de mercado que existen en Chile y el mundo. La corrupción es parte de todo esto y es algo que aparentemente ha comenzado a sincerarse en la sociedad. No creo que haya ningún gobierno que pueda evitarlo. Se necesitan cambios sociales, que vendrán a medida que la sociedad se dé cuenta del problema. Gran parte de esto tiene que ver con la calidad de la educación que se está ofreciendo.

-Qué piensa al ver que alguna parte de esa izquierda entró en tratos con Soquimich, con el yerno de Pinochet?

-Por supuesto es una decepción enorme. Me doy cuenta de que esta no es época de utopías, como la que viví en mi juventud.

 

ALEJANDRA BASUALTO (Rancagua, Chile, 1944). Poeta y narradora. Licenciada en Literatura y egresada de Doctorado en Literatura Latinoamericana, Universidad de Chile. Dirige el taller literario y la Editorial La Trastienda desde 1988.  Ha conducido talleres literarios de poesía y narrativa en la Universidad de Chile, y otras universidades; y en diversas instituciones culturales en Santiago. Académica para la Humboldt State University de USA (2000-2006). Ha sido traducida al inglés, francés, italiano, danés y mapudungún, y publicada en antologías en Chile, Estados Unidos, Canadá, México, España, Francia, Italia y Dinamarca y ha obtenido varias distinciones tanto en Chile como el extranjero. También ha sido acreedora de la Beca de Creación Literaria del Ministerio de Cultura de Chile en 3 oportunidades.  En los últimos años ha sido evaluadora en diversos concursos literarios del Consejo Nacional del Libro y la Lectura y en el Premio Municipal de Literatura.

Obras: Los ecos del sol, poesía, 1970, El agua que me cerca, poesía, 1984, La mujer de yeso, cuentos, 1988, Territorio Exclusivo, cuentos, 1991, Las malamadas, poesía, 1993, Desacato al bolero, cuentos, 1994, Altovalsol, poesía, 1996, Casa de citas, poesía, LOM Ediciones, 2000, Antología personal (1970-2010), poesía, Ed. La Trastienda, Santiago, 2010, Invisible, viendo caer la nieve, novela, Ed. La Trastienda, 2012.

Editora de textos para Editorial La Trastienda desde 1990.

Talleres que ha dirigido: La Trastienda, desde 1990. En Talleres 619 (1985-6) de narrativa y poesía; en La Sebastiana, Valparaíso; en Balmaceda 1215 (1989 y 1991); en la Escuela de Literatura de la Universidad de Chile (1990-1991); en la Escuela de Periodismo de la Universidad Mayor (1990) y Escuela de teatro (1991); en Instituto Cultural BancoEstado (2006-2015) y en Estados Unidos en la Humboldt State University (2000).

Actualmente dirige un taller literario en el Liceo Arturo Alessandri Palma en el programa “Letras en el aula” que depende de Letras de Chile, con el apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

En www.juegosdemate.cl

Bitácoras

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quiénes somos?

Cómo publicar en Letras de Chile

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

AQUÍ.

 

Memoria de Letras de Chile

 
 
 
 
 
 
 

 

Quién está en línea

Tenemos 34 visitantes y ningun miembro en Línea

Páginas amigas