Imprimir

La ruta del té: crónica de un breve e intenso viaje a China

Por Diego Muñoz Valenzuela

Viajé a China invitado por la Academia de Literatura Taetea y el Centro Regional de Institutos Confucio para América Latina (CRICAL) para participar en el Tercer Foro de Literatura Internacional Contemporánea en Lijiang (Taetea), en la sureña y hermosa provincia de Yunan, fronteriza con Laos, Birmania y Vietnam. Fue un viaje acelerado (estuve diez días allá más otros tres de largos vuelos), repleto de sorpresas y aprendizajes porque implicaba conocer un mundo desconocido (fue como una visita a un planeta perteneciente a una galaxia muy lejana, comentábamos con el escritor Mempo Giardinelli), y una continua experimentación en cámara rápida de nuevas sensaciones y conocimientos: olores, sabores, paisajes, lenguaje, costumbres.

Podría escribirse un libro completo acerca de estos diez días, con infinitas preguntas y algunas respuestas. La vivencia anima a repetirla en el futuro, para poder primero digerirla, procesarla, establecer hipótesis y regresar en busca de más información. Yunnan es una provincia en el enorme contexto de China (tiene cuarenta y siete millones de habitantes), con ciudades a una escala muy humana como Lijiang, sede del Foro, que tiene un millón de habitantes (Kunming, en cambio, la capital de Yunnan, es muy populosa: tiene seis millones de habitantes). Hay que agregar la presencia de mucho más de veinte etnias diferentes, todas las cuales son respetadas y apoyadas para asegurar su continuidad; en consecuencia, es una provincia con un componente multiétnico muy importante. 

Lijiang es una ciudad en esencia nueva -China es un gigante en continuo crecimiento y expansión- pero con una tradición cultural muy asentada y poderosa. La Ciudad Vieja de Lijiang, que proviene del siglo XIII, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997 por la Unesco, notable refuerzo al turismo que es consustacial a la zona, por su gran belleza, los impresionantes e imborrables paisajes de la Montaña de Dragón de Jade, coronada por nieves eternas. Lijiang es una ciudad montañea, a 2400 metros sobre el nivel del mar, con cielo azul y atmósfera prístina (que después echamos mucho de menos en Beijing). Curiosamente, la notable altura no se hace sentir, tal vez por la pureza del aire.

Entre las múltiples sorpresas, estaba la explicación del vocablo “Taetea” en el nombre del Foro Literario, muy destacado en las convocatorias, afiches, anuncios y profusa papelería destinada a la difusión. Taetea es un consorcio cuyo negocio es la producción y venta de un té de altísima calidad, el Pu’er, destinado a un exclusivo grupo de consumidores de gustos muy refinados. La empresa Taetea financia -entre muchas otras iniciativas de fomento al arte y la cultura- a la Academia Literaria que organiza el Foro, con el liderazgo del escritor Cheng Peng. Una situación como ésta es completamente inconcebible en Chile. Que una gran empresa nacional o la filial de una internacional financiaran un quehacer literario permanente; mucho menos un encuentro de escritores. Esto me hace ver que en China hay empresas que asignan valor al desarrollo del arte, y en especial a la literatura; es decir, comprenden el estrecho vínculo que existe entre cultura y desarrollo, y más específicamente entre lenguaje, literatura, cooperación y creatividad. Y me permito sentir una sana envidia, al menos la suficiente para formular esta pregunta (o más bien clamor): ¿Cuándo alcanzaremos en Chile un estándar semejante?

En este Tercer Foro estaba presente una apreciable cantidad escritores y escritores chinos de Yunnan y otras provincias, entre ellos dos conocidos por un viaje reciente a Chile organizado por CRICAL: Wen Xue y Ye Duo Duo, dos buenos amigos. Los invitados internacionales eran un escritor belga, una editora francesa, David López del Amo, un agente literario español avecindado en China, el gran narrador argentino Mempo Giardinelli (querido amigo con quien fue un enorme gusto compartir este viaje memorable) y este servidor. Además, una amplia gama de autoridades diversos países de CRICAL -presididas por su Subdirector, en Doctor en Literatura Sun Xintang-  y estudiantes curiosos e inquietos aprovechando al máximo esta experiencia de aprendizaje.

La inauguración del Foro, así como el cierre, se manifestó en actos con mucha presencia de público y gran interés de los medios de comunicación, televisión incluida. El Foro fue muy destacado en las noticias regionales; es posible que en ello influyera la presencia activa de autoridades de la ciudad y la provincia, así como de la Sociedad de Escritores de China, representada por su Vicepresidente, una autoridad considerada muy relevante por los medios (otra diferencia apreciable con Chile).

En el Foro, los únicos dos escritores que representábamos a nuestros países, y en cierto modo a Latinoamérica, pudimos ofrecer conferencias acerca del estado actual de nuestra narrativa en Argentina y Chile, y -respondiendo preguntas de los asistentes- referirnos a fenómenos tales como la circulación siempre escasa (una paradoja) de la literatura actual entre nuestros países de habla hispana, la multiplicidad y heterogeneidad de estilos, temáticas y tendencias,  proliferación, la proliferación de microeditoriales alternativas que coexiste con la presencia dominante de los grandes grupos trasnacionales, la influencia de la historia reciente en nuestra obra.

En mi ponencia tuve la oportunidad de reseñar la labor creativa de las tres generaciones activas en novela y cuento: la de los Novísimos, la del 80, y la de los Hijos de la Dictadura, mencionando tendencias, características principales, exponentes destacados. Particular mención hice de los temas novedosos: el significativo y acelerado desarrollo de la novela negra y neopolicial, el renacimiento de la literatura fantástica y la ciencia ficción, la irrupción del microcuento o Minificción desde mediados de los 70.

También hubo oportunidad de visitar la ciudad de Lijiang y sus alrededores. La Ciudad Vieja es un auténtico monumento: casas medievales con bases de piedra, estructuras superiores fabricadas con bellas maderas, techos de tejas tradicionales con ornamentaciones muy cuidadas. Constituye un estupendo paseo para el día y la noche, cuando se convierte en lugar para la convivencia, compartir comida y bebidas, y hasta para el baile o el popular karaoke. También se encuentran ventas de artesanía de la provincia: coloridas y hermosas piezas tejidas a telar, campanas, adornos de madera, bisutería, cerámica y cientos de muestras de arte popular.

Sobresalió un viaje a lomo de caballo por los tramos iniciales de la antigua ruta del té, una cabalgata de un par de horas, encumbrándose hacia los selváticos cerros, camino del sur del Tibet, donde -desde tiempos remotos- los potentados pagaban a precio de oro las hojas aromáticas provenientes de Yunnan. Esta recompensa generosa animaba a los comerciantes a realizar travesías peligrosas e inciertas que duraban muchos meses. Nosotros, como es natural, hicimos una imitación muy limitada de la travesía original, que tenía casi cuatro mil kilómetros, pero alcanzamos a sentir la sensación de empinarnos por los cerros con rumbo al lejano Tibet. Pudimos conocer algunos de los paisajes naturales más hermosos de China, así como de reconocer manifestaciones culturales de las diversas etnias, además de bosques, ríos, lagos y monumentos exultantes.

Notable la Aldea de Nueve Colores cercana al aeropuerto de Lijiang: Jinlong, un lugar de fantasía, pródigo en rosas de infinitos colores, con cada casa pintada en un propio color pastel, y frecuentes murales. Como para filmar cuentos de hadas.

A la entrada de las casas tradicionales hay un muro cuya función es evitar que ingresen los demonios, cuya costumbre es caminar en línea recta: ¡Ojalá en nuestro país esta estratagema surtiera efecto!

Se percibe en el ambiente una gran pulsión positiva por la vida: energía, interés, pasión por el trabajo, ganas de hacer, una suerte de optimismo. China es una nación que crece con una fuerza imparable; esa es mi sensación. Un gran gigante en movimiento. No me atrevo a enunciar hipótesis explicativas; opto por consignar el hecho.

La edición de un libro, me informan, puede alcanzar 50.000 ejemplares. ¡Qué prodigio! Los escritores chinos viven de su trabajo y gozan de respeto social evidente. Algunos disfrutan de ingresos cuantiosos; no quiero establecer comparaciones con Chile.

Terminado el Foro, Mempo Giardinelli y yo concurrimos a Beijing para dictar conferencias en los Departamentos de Español de las Universidades de Renmin y el Instituto Politécnico de Beijing (BIT). El interés por conocer el estado de nuestras narrativas fue patente y recibimos muchas preguntas que denotaban comprensión, curiosidad y conocimiento. Hubo tiempo para recorrer la enorme ciudad, y conocer maravillas como la Ciudad Prohibida, La Gran Muralla, el Templo del Cielo.

Una visita, como expresé al inicio, acelerada como película muda, con sorpresas a cada paso, con mucho afecto mutuo. Tal vez nos hermane la relación con la tierra, un posible factor común. En Yunnan eso fue más intenso, tal vez por las montañas y los paisajes de belleza campesina. Regresé a Chile con esta impresión recargada de sorpresas, imágenes, experiencias gratificantes y afecto. Una nueva razón para alimentar el deseo de seguir conociendo la literatura china, viva expresión de un gigante cultural milenario.

Bitácoras

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quiénes somos?

Cómo publicar en Letras de Chile

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

AQUÍ.

 

Memoria de Letras de Chile

 
 
 
 
 
 
 

 

Quién está en línea

Tenemos 144 visitantes y ningun miembro en Línea

Páginas amigas